jueves, 9 de febrero de 2017

Y qué más da



Y qué más da

Que dispare el criticón...
con sus balas de veneno;
no me angustia el juicio ajeno
ni me encoje su opinión.
Que me arranque el corazón
y lo arroje en una pira
de ese Averno de mentira.
Sé que vendrá a las hogueras,
pues lo espero en las calderas
tras el filo de mi lira.

Rosales

El verso canta




El verso canta


Un soneto me oprime porque aflora
...
por la indomable luz de la garganta;
desde el hondo latido, el verso canta
con una melodía arrolladora.

Cuando azota el amor y el alma llora,
la inquietud emergente es tanta, tanta,
que, a fuerza de cuartetos, se levanta
y transforma la noche en dulce aurora.

El terceto explosiona y me libera
a través de la onírica estructura
que dibuja la pluma, alada y fiera.

Se diluyen mi yelmo y mi armadura
ante el cálido aroma a primavera,
y derramo la piel en la escritura.


Rosales






Forma: Soneto
Metro: Endecasílabo
Rima: Consonante

La amplitud de los sentidos



La amplitud de los sentidos


Escalaré los muros infernales
...
para alcanzar el ansia de tu boca,
donde estalla el delirio y me provoca
perderme en los instintos abismales.

Calcíname en tus llamas corporales,
y quémate conmigo, y toca, toca,
que morir de placer me vuelve loca
si me embisten tus armas celestiales.

Y llévame a flotar en las alturas
tras perder la amplitud de los sentidos
al fundirnos del éxtasis los dos.

Son una nuestras álgidas figuras,
nos agotan los rápidos latidos
cuando puedo jurar: he visto a dios.


Rosales







Forma: Soneto
Metro: Endecasílabo
Rima: Consonante

domingo, 29 de enero de 2017

La cruz del martirio


La cruz del martirio

Me retiras el soplo del sentir halagüeño...
cuando tiemblan las hojas por el sordo delirio
si te das a la fuga del utópico sueño
y abandonas mis letras en la cruz del martirio.

Las tristezas se enquistan sin brotar las palabras
porque caigo en la cumbre* del profundo barranco
donde expiran los versos de princesas macabras
ante el pánico infame de la página en blanco.

Y me muerde la ausencia, maquiavélica ilusa,
con tus labios de tinta, con tus dientes de fiera,
al dejarme en el fango de la ciénaga obtusa.

No conviertas en cisma la distancia agorera
ni desistas brindarme tu convenio de musa,
pues me templas los miedos y mi pluma te espera.

Rosales





Forma: Soneto
Metro: Alejandrino
Rima: Consonante

sábado, 14 de enero de 2017

El erial de los pulmones



El erial de los pulmones

Comenzar otra vez. Partir de cero

para hacer un borrón...Y cuenta nueva;
escapar del nefasto paradero
donde el íntimo aliento se subleva.

Encontrar mi destino verdadero
y salir victoriosa de esta prueba,
transmutar la epidermis por acero
mientras noto que el ciclo se renueva.

Reinventarme o morir, sin más opciones,
bajo el rígido erial del cielo raso
que lapida futuras intenciones.

Al peligro lo ignoro. No hago caso
ni sopeso la angustia en los pulmones
cuando el aire me envuelve paso a paso.

Rosales







Forma: Soneto
Metro: Endecasílabo
Rima: Consonante

Es más que amor



Es más que amor
(María Magdalena)

Soy una hermosa mujer,

me tratan como un objeto
y a duras penas pervivo
complaciendo los deseos.
¿Cuántos hombres han pasado
por mi lujurioso lecho?
No me acuerdo de los ojos
que perforaron mi cuerpo
para rasgarme la entraña
con el puñal de su sexo.
Vivo aislada de la gente
por el estigma y los miedos,
pero brotan ilusiones
desde mi impúdico infierno
cuando me invita un judío
a los jardines del cielo.
Me abrazaré a la corona
lumínica de su reino,
pues mi delirio es tan grande
que es más que amor lo que siento.

Rosales






Forma: Romance
Metro: Octosílabo
Rima: Asonante

No creo en más infierno que tu ausencia



No creo en más infierno que tu ausencia (Gala)

Es tanta devoción la que profeso
...
por el alma que yace, cobijada,
en el vasto jardín de tu mirada
que me duelen las ganas por exceso.

Y te llevo conmigo, lo confieso,
desde el rayo emergente en la alborada
hasta el cenit triunfal, atormentada,
cuando espero sin tregua tu regreso.

Tras el hosco y doliente paroxismo,
suplica el corazón volver a verte
y estrecharte en mis brazos con urgencia.

Aunque caiga a tu lado en el abismo
y me lleven los besos a la muerte,
no creo en más infierno que tu ausencia.
Rosales







Forma: Soneto
Metro: Endecasílabo
Rima: Consonante

lunes, 19 de diciembre de 2016

Rayos y piedras



Rayos y piedras


Llueve la sangre del cielo
y se rompen las estrellas;
ha llegado el holocausto
con lumbre, rayos y piedras.
La atrocidad aplastante
no me pilla de sorpresa,
pues la maldad de este mundo
solo atrae más violencia.
Me quedaré entre las ruinas
y esperaré la tragedia
junto al calor de mis hijos
a los que abrazo con pena.
Llegará la libertad
a devastar la tristeza
de caminar sin descanso
mientras me faltan las fuerzas.
Ya se acerca el asteroide,
el asteroide se acerca
para acabar con los días
en los que he vivido muerta
a través de los escombros
de la fatídica guerra.

Rosales






Forma: Romance
Metro: Octasílabo
Rima: Asonante

sábado, 17 de diciembre de 2016

Ilusoria simpleza




Ilusoria simpleza

Lo codicia el absurdo que se cubre de gloria
porque ser ostentoso le produce placer;
en su cuello reluce la señal del poder
con cadenas doradas de opulencia ilusoria.
.
Es también el regalo que desborda la euforia
en los brazos ansiosos de una boba mujer
cuando acepta presentes aunque no pueda ver
que un collar o un anillo nunca borran la historia.
.
Hay quien hincha su imagen por amorfa simpleza
tras el fatuo destello de pulseras banales
o que oculta una pila de lingotes de oro.
.
Por el precio se olvida de amueblar la cabeza
y persiste en el rey de los viles metales,
pero está más profundo su preciado tesoro.
.
Rosales







Forma: Soneto
Metro: Alejandrino
Rima:  ABBA ABBA CDC CDD

jueves, 15 de diciembre de 2016

Incendian el ancho cielo




Incendian el ancho cielo
con su apremiante lirismo
y derriten el abismo
de los glaciares de hielo.
Cubren de letras el suelo
y convierten los mojados
eriales en verdes prados
cuando renace el planeta
al escribir los poetas
sumándose como aliados.

Rosales

Y llueve por inercia




Y llueve por inercia
.
Las siete de la tarde.
Y llueve y llueve y llueve
mientras escucho la voz del televisor
con sus discursos devastadores.
Es extraño,
siempre ha sido extraño,
que me acomode a este entorno
de patética tristeza
o que mi estado de ánimo
esté más acorde
con el gélido viento y la neblina
que con el insultante ruido del verano.
Como si un antipático día se alargara
y viviera siempre el mismo,
como si el origen de la melancolía
se hubiera gestado en el útero materno,
esta terca soledad que llevo pegada a la médula
me recluye en las antípodas,
en una hermética burbuja gris,
por empirismo vital,
al reincidir con tesón en las mismas pautas.
No había nada atrás
ni más allá tampoco,
solo la desagradable certidumbre
de que el corazón resiste por inercia.
.
Rosales

jueves, 1 de diciembre de 2016

El cole no me guta



El cole no me guta



Me ha peinado mi mami chachi-guay
y me lleva en el coche hacia la escuela
porque empiezan las clases de infantil,
pero soy muy pequeño...¡Qué pereza!
Me juntan con los compis que me tocan
y le digo mi nombre a la maestra
mientras oigo detrás de mi pupitre
a una niña que tiene una rabieta.
Lo chicos la miramos, sorprendidos,
se tira sobre el suelo y patalea
y nos da mucho asco el pegajoso
pañuelo de sus mocos en la mesa.
Aprovecho que llega a consolarla
la profe, con muchísima paciencia,
y busco en la mochila a mi mascota
para que vea el cole y se entretenga.
Mi ratón se me escapa de las manos
y corre entre las faldas de las nenas;
la seño, cuando mira, se desmaya,
quedándose tumbada y descompuesta.
Salgo veloz, sintiéndome culpable,
y me pego un porrazo en la escalera,
un diente se me parte por travieso
y también tengo sangre en una oreja.
Al director le asusta el alboroto,
pues tiene el alma en vilo cuando llega;
tras saber que he soltado al roedor,
se enfurece y me canta las cuarenta,
confisca mi juguete: el caballito,
y me manda a pensar para que aprenda.


Rosales





FORMA: ROMANCE HEROICO
METRO: ENDECASÍLABO
RIMA: ASONANTE

Alas de fuego



Alas de fuego

Por las ásperas cumbres del lejano Himalaya,
se adivina el tejido de la cota de malla
del ilustre guerrero de la fiera legión.
Le acompañan mil fieles en el gélido trecho
a luchar contra el reino del amor de su pecho,
pues la joven princesa le rompió el corazón.

Ha cruzado la estepa desde Europa hasta Oriente
custodiado por hombres de la estirpe valiente
que se enfrenta sin miedo al destino final.
Encamina el acero de su noble armadura
hacia el épico trance de la muerte segura
mientras oye los ecos del augurio letal.

La princesa malvada de las alas de fuego
quiere verlo abatido cuando acaben el juego
y prepara sus huestes para el turbio festín.
Ha sembrado con armas el bastión de su corte
porque nunca ha querido ser su esposa consorte
y prefiere los brazos de un siniestro Delfín.

Ella tiene las llamas del infierno en los ojos,
mira al príncipe osado con sus pétalos rojos
y sentencia el encuentro tras palabras de hiel.
Él sucumbe ante el gesto de su enorme belleza
y se ofrece a la muerte por perder la cabeza
cuando intuye en las sombras una daga en la piel.

Bajo el pérfido aliento de la aurora plomiza,
se fragmenta en el suelo de cristal y ceniza
el valor del escudo de la excelsa virtud.
¡No la temen las tropas! ¡No se acaba la guerra!
Volverán los combates a la inhóspita tierra
por vengar la memoria del amado ataúd.


Rosales 




Forma: Sonatina
Metro: Alejandrino
Rima: AAB´CCB´

jueves, 24 de noviembre de 2016

La Isla de las tortugas




La Isla de las tortugas



Mecidos por la mar embravecida,
la furiosa impiedad de la tormenta
nos llevó hasta la faz desconocida
de una playa de náufragos hambrienta.

Acudieron bellísimas mujeres
y nos mostraron su esplendor desnudo;
después de seducirnos con placeres,
a algún incauto se comieron crudo.

Escupimos su denso bebedizo,
fermentado con ojos de tortuga,
para eludir el implacable hechizo
y perpetrar una ingeniosa fuga,

aunque siguen los negros pensamientos
oyendo en nuestra nave los lamentos.

Con la paz arropada en nuestra mente,
dejamos de pasar vicisitudes
y un eco melancólico y fulgente
nos alejó de aquellas latitudes.

Navegamos de nuevo por los mares
sorteando ciclones legendarios;
al regresar sin pausa a los hogares,
evitamos silentes adversarios.

Y llegamos a casa con urgencia
e intentando aliviar nuestras hazañas
allá donde reposa la impaciencia
y envejece el dolor de las campañas,

aunque a veces en sueños por momentos
zarpamos al capricho de los vientos.


Rosales







Forma: Soneto Inglés
Metro: Endecasílabo
Rima: Consonante


lunes, 31 de octubre de 2016

Sin Epitafio





Sin Epitafio


He luchado con uñas y con dientes
para vencer en cada acometida
aunque estuviera rota o deprimida
y oscilando entre cimas y pendientes.

Me ha llevado el destino a tantos frentes
que me cansa el azote de la vida;
la esperanza, tiñosa y deslucida,
no me presta argumentos suficientes.

El dolor del espíritu me tienta
a dejar de existir sin darme cuenta
y a disipar mi voz atormentada.

Cuando duerman mis restos en la fosa,
no deseo ni flores en la losa
ni quiero que en la tumba rece nada.

Rosales






Forma: Soneto
Metro: Endecasílabo
Rima: Consonante

domingo, 30 de octubre de 2016

La piel de la Mancha



La piel de la Mancha

La piel de la mancha suda
cuando llega la vendimia,
pues luce el sol en el cielo
mientras que hierve el majuelo
cuando llega la vendimia.

Tras el albor matinal,
la gente gana un jornal
cuando llega la vendimia.

Se canta al ir hacia el tajo
o al regresar del trabajo
cuando llega la vendimia.


El campo entero saluda,
cuando llega la vendimia,
a aquellos madrugadores
que llegan en los tractores
cuando llega la vendimia.

Después de llenar capachas,
almuerzan migas o gachas
cuando llega la vendimia.

Y refrescan el camino
con una bota de vino
cuando llega la vendimia.


Queda la tierra desnuda
cuando llega la vendimia
por transformar en sabor
su pegajoso color
cuando llega la vendimia

a las cepas lugareñas
del pueblo de Valdepeñas
cuando llega la vendimia.

Desnudos están los llanos
cuando se marchan las manos
y se acaba la vendimia.
Rosales 







Forma: Canción
Metro: Octasílabo
Rima: Consonante

viernes, 21 de octubre de 2016

Motivos personales



Motivos personales

Me parece fabulosa
la libertad de expresión
y que digas tu opinión
con malicia vanidosa.
Tú pretendes otra cosa,
como hiciste en el pasado
cuando te fuiste a otro lado.
Intentas hacer conversos
que halaguen tus malos versos
y dar un golpe de estado.

Eres tú el del superego
cuando de rabia te crispas,
al que le saltan las chispas
porque de envidia estás ciego.
Te descompone en el juego
que fracasen tus leales
mientras brillan los rivales,
y despliegas la faceta
del bombo y la pataleta
por motivos personales.

Y con tristeza te digo
que no entiendo las razones
para que me hagas menciones
o que te metas conmigo.
Tienes bastante castigo
con tu elocuencia confusa,
escribes por ciencia infusa
sin destacar de la media
y se masca la tragedia
porque te engaña la musa.

Rosales






Forma: Décima
Metro: Octasílabo
Rima: ABBAACCDDC

martes, 18 de octubre de 2016

El Señor de la Lumbre



El Señor de la Lumbre

Eres tú el que se agota de encerrar podredumbre
y también quien me busca sin saber qué le pasa
a su lado maligno cuando el odio lo arrasa.
Reconoce que intuyes la fatal certidumbre.

He venido a salvarte de fingir por costumbre,
a librarte del yugo de la insípida masa;
solo debes pagarme la minúscula tasa
de adorar al Señor de la Tétrica Lumbre.

Necesito tu firma para hacer el contrato,
una gota de sangre que rubrique el papel
y serás otro esbirro del infausto gobierno.

Los placeres te esperan si consientes el trato;
por el alma podrida y tu código cruel,
la Bondad te condena. Ven conmigo al infierno.

Rosales






Forma: Soneto
Metro: Alejandrino
Rima: ABBA ABBA CDE CDE

domingo, 16 de octubre de 2016

La esposa del bellaco




La esposa del bellaco


Érase una modesta pastorcilla
que vivía en un reino muy lejano
donde la luna iluminaba el día
y despertaba el sol en el ocaso.

Disfrutaba el regalo de las vistas
al cuidar las ovejas en el campo,
pero, de pronto, se giró deprisa,
pues llegaron tres hombres a caballo.

A la fuerza, llevaron a la chica
hasta la corte del "Castillo Blanco";
no le gustó el asunto ni una pizca
ni atinó a resistirse a los extraños.

El príncipe, con granos y barriga,
sabía de la fama de su encanto
y quería el infame convertirla
en princesa y gozar de sus abrazos.

Reaccionó la valerosa niña
suplicando ante el trono hacer un pacto:
-llevaré con orgullo sus insignias
y, si gana un torneo, nos casamos.

Se batirá por mí y por mi familia
un ilustre guerrero de alto rango.
Si le arranca la sangre de las tripas,
seré suya por tiempo ilimitado-.

No tenía aquel duelo buena pinta,
jaleaba el aforo con aplausos.
El príncipe luchaba con inquina
cuando el otro le dijo:-¡que te matoooo!-.

El caballero del secreto enigma
atravesó al maléfico adversario,
y celebró el soldado la alta dicha
de salir victorioso de milagro.

Se descubrió por fin la faz tranquila
la joven que fingió ser un muchacho.
Ella ganó el combate de su vida
para no ser la esposa del bellaco.
.

FIN


Rosales

sábado, 15 de octubre de 2016

Helado escalofrío




Helado escalofrío


El devenir del tiempo me perfora
mientras silba en el bosque el son del viento
y dilato el sagrado pensamiento
cuando contemplo la mutante flora.
En el conocimiento,
se basa mi ancestral filosofía;
la fuerza de su aliento
es el dios que genera mi energía.
Los versos que se gestan en la fuente,
donde el agua translúcida me canta,
anegan mansamente
la lírica emergente
que pugna por salir de mi garganta.
Transmito lo que siente
la lluvia, que derrama su belleza
en la naturaleza,
y también a los pájaros escucho,
pues oigo la tristeza
y las penas me duelen mucho, mucho.
El rictus del invierno me conmueve;
en el margen de helado escalofrío,
se eleva sobre el río
el oráculo blanco de la nieve.
Y, luego, me sonrío
tras esa indescriptible comunión
con el alma infinita del planeta;
unidos por el mismo corazón,
él es quien me susurra y yo el poeta.

Rosales

jueves, 13 de octubre de 2016

Pura falacia



Pura falacia


Como mortales que somos,
sucumben nuestras desdichas
cuando la póstuma tierra
nos recoge y nos abriga.
Es una burda falacia,
es una inútil conquista,
pretender que nuestros huesos
no fenezcan en la cripta.
Más allá de las columnas
de esta sórdida mentira,
cuando el reloj se demore
porque se agoten las cifras,
no quedará nuestra esencia
junto a la carne podrida.
Regresaremos a casa,
a la pirámide antigua
donde el eterno reposo
se eleve de las cenizas.
Renacerá el pensamiento
al resolver el enigma
de que morir es un paso,
una tragedia ficticia,
porque la muerte no existe
y es perpetua la energía.
Jamás seremos del mundo,
solo estamos de visita:
después de asir vidas muertas,
logramos ser almas vivas.

Rosales  






Forma: Romance
Metro: Octasílabo
Rima: Asonante en versos pares

lunes, 10 de octubre de 2016

Rumbo a Orión




Rumbo a Orión


¡Vayamos a un satélite de Orión!
-alienta el vozarrón del comandante-,
¡no está lejos de nuestra posición!

Es su estilo de vida alucinante,
allí nunca se roza la flaqueza
del miedo a la escasez paralizante.

Donde no se conoce la pobreza,
no existen ni los bancos ni el gobierno
en el mundo carente de tristeza;

La antigüedad los destinó al infierno
para elevar la estirpe de su raza
a la cumbre infinita de lo eterno.

Usan la inteligencia de coraza
y levantan espléndidas ciudades
sin sentir un atisbo de amenaza.

No tienen que sufrir enfermedades
y será nuestra meta la alegría
más allá del fanal de oscuridades

que nuestro extinto hogar nos ofrecía.
No dejéis que el temor os desconcierte,
escapemos del ojo de la muerte
porque queda esperanza todavía.

Rosales





Forma: Tercetos encadenados
Metro: Endecasílabo
Rima: Consonante

Big Bang Theory



Big Bang Theory


Una fuente inaudita de energía
genera el primigenio movimiento
y, en la nada caótica y vacía,
explota el corazón del firmamento.

La incipiente sustancia gaseosa
en que vibran nerviosos electrones
origina la estrella luminosa
donde el tiempo se mide por eones.

Las galaxias rebosan de planetas,
que adornan el silencio tremebundo,
cuando orbitan sus épicas facetas
en la elipse simpar de cada mundo

hasta alcanzar el génesis arcano
del misterioso albor del ser humano.

Rosales






Forma: Soneto
Metro: Endecasílabo
Rima: Consonante

La esfera doliente




La esfera doliente


La amplitud inquietante del contorno del cielo
ilumina la noche de las horas finales;
en la atmósfera oscura, cruzan restos letales
del ardiente coloso de los brazos de hielo.

El terror se apodera de la vida del suelo
cuando crispan los gritos de las almas mortales.
No hay salida al impacto tras las negras señales,
que de muerte atraviesan el humano desvelo.

La masacre violenta deja un hosco relente
al romper por el aire su candente fulgor
sobre el lecho de tierra donde sufre la gente.

Y, en el rojo holocausto del horrible esplendor,
unos pocos escapan de la esfera doliente
a buscar esperanzas en un mundo mejor.

Rosales   







Forma: Soneto
Metro: Alejandríno
Rima: Consonante

domingo, 2 de octubre de 2016

Hoy quiero




Hoy quiero

Hoy siento la amargura trasnochada
asomarse al balcón de mi presente.
Hoy siento un algo pertinaz y urgente
que se adhiere a mi ser desde la nada.

Acaso aún exista una alborada
que transforme mi gris en rojo ardiente.
Acaso, de los ciclos, el torrente
recupere su flujo en llamarada.

Hoy quiero transformarme en amazona
y bordar las praderas de carmín,
columpiar esa vena socarrona,
mientras suena el lamento de un violín.

Hoy quiero asir el viento por las bridas
y cambiar los menguantes por crecidas.

Mila





Forma: Soneto 
Metro: Endecasílabo
Rima: Consonante

Ese querer



Ese querer

Ese querer tan alto que no llego
ni llegaré jamás hasta su altura,
me deja en un estado de amargura
que me atrapa y lo sé, no me despego.

En este mar de barro en que me anego
también me da sus dosis de dulzura;
hay en mi corazón tanta ternura
que rebosa mi espíritu del ego.

Y marchare detrás de tu persona
aunque jamás adviertas mi presencia
ni sientas este amor que por ti late.

Y sufriré en la frente la corona
de espinas, que punzó tu indiferencia
y del grueso cordel que a ti me ate

Mila






Forma: Soneto
Metro: Endecasílabo
Rima: Consonante

viernes, 30 de septiembre de 2016

ME DICEN...



ME DICEN...



Me dicen que este amor es un pecado,
que no te debo amar, que no eres mío,
que aparte de mi mente el desvarío
que me empuja a corres hacia tu lado.

Mas tú eres mi presente y mi pasado,
mi tiniebla, mi luz, mi poderío,
el que me hace sentir calor y frío
si tus grandes pupilas me han mirado.

Tienes dueña, lo se, es una estrella
que llevas en los pulsos y en la mente
y por siempre serás su compañero.

Mas yo muero por ti, la envidio a ella
que fue quien me vistió de penitente...
pero a pesar de todo... yo te quiero.


Mila





Forma: Soneto
Metro: Endecasílabo

Rima: Consonante

Crónica de la verdad




Crónica de la verdad

Va volando el rapaz sobre los mares
con tesón y nocturna alevosía,
el hambre no le aturde en la agonía
de querer explorar otros lugares.

Más allá de la Pampa o los glaciares,
del desierto y la agreste orografía,
no ha encontrado el jardín de la alegría
donde pueda calmar sus avatares.

Se apodera del ave el tufo rancio
del desánimo torvo del cansancio
sin que un brote marchito se despierte.

Es inútil el ansia del mochuelo,
no hay verdades eternas bajo el cielo:
todo esplendor se acaba tras la muerte.

Mila







Forma: Soneto
Metro: Endecasílabo
Rima: Consonante

Por qué me duele tanto no quererte




¿Por qué me duele tanto no quererte
y a la vez me sereno si te amo?
¿Por qué la luz se esconde si te llamo,
y si vienes se enciende hasta la muerte?

¿Por qué no puede ser, maldita suerte,
que acudas sigilosa a mi reclamo?
¿Por qué será un dolor si lo proclamo?
¿Por qué es una pasión que se pervierte?

¿Acaso es la amistad devoradora;
es algo que debamos ocultar?
Eres hoy el peor de los venenos;

fuimos una en los juegos de la aurora,
dos chiquillas desnudas junto al mar
y piel a piel besándonos los senos.


Mila





Forma: Soneto
Metro: Endecasílabo
Rima: Consonante

jueves, 29 de septiembre de 2016

El arte del engaño


El arte del engaño

Suplico con mi gesto a tu mirada,
odiosa, temeraria, mentirosa,
al recuerdo violento de tu rosa
donde la sangre brota profanada,

tu mentira se oculta sonrojada
en la helada esperanza vaporosa.
Escucha mi promesa dolorosa
vertiendo la saliva despreciada.

Miéntele a mis oídos muy bajito
corrompiendo mi vida cincuentena,
y que la noche pase de cuclillas.

Haré de tus falacias todo un mito,
de tus abrazos fríos mi condena
si tengo mi sepulcro en tus rodillas.

Mila






Forma: Soneto
Metro: Endecasílabo
Rima: Consonante

domingo, 25 de septiembre de 2016

Vieja amiga




Vieja amiga

Dime donde te escondes, vieja amiga,
tú que eras la fuente de mi afecto
cuando el mundo quería ser perfecto
y dormía el ocaso en cada intriga.

Dime por qué el recuerdo me castiga
insistiendo en que no hice lo correcto
al querer seguir sola mi proyecto,
convirtiendo tu vida en mi enemiga.

Con el paso del tiempo, he comprendido
que el amor nunca apaga las cenizas
cuando queman los sueños del olvido.

Y aunque sé que esos años se han perdido,
te imagino a mi lado y aún me hechizas
evocando un pasado tan querido.

Mila






Forma: Soneto
Metro: Endecasílabo
Rima: Consonante