viernes, 12 de octubre de 2012

A Cupido



A Cupido, en su peligroso oficio

Cupido lamentó su poco acierto,
pues hirióle una flecha que, traidora,
rebotó en el trasero de Pandora
y a Eros, pobrecillo, dejó tuerto.

Se aprovechó sin más del desconcierto
la tía lujuriosa y pecadora,
abusó del caído, y es tan cierto
que el angelito un parche lleva ahora.

Afrodita, venganza yo te pido:
aléjale el orgasmo cada día
y búscale a uno feo de marido.

Que ostente la belleza de una arpía
hasta que tu pobre hijo, malherido,
vuelva al tajo con toda su alegría.



 Capitán Acab

Metro: Endecasílabo
Rima:
ABBA ABBA CDC DCD
Forma: Soneto