sábado, 13 de abril de 2013

El Príncipe Feliz (Cuento de Oscar Wilde)



El Príncipe Feliz (Cuento de Oscar Wilde)


La estatua dorada al pueblo ilumina
desde una columna con base elevada,
sus ojos zafiros de triste mirada
lloran la pobreza, del burgo la ruina.

Sintiendo su pena una golondrina
decide ayudarlo a cambio de nada,
las gemas y el oro del cuerpo y la espada
reparte en trocitos a cada vecina.

El ave, de frío, muere en un rincón,
da un beso a la imagen y cae a sus pies
quedando en la plaza las dos andrajosas.

Relatan que Dios a un ángel después
pidió de la tierra dos cosas preciosas:
El pájaro muerto y el buen corazón.

Morir por pasión.
Merece la pena actuar por bondad,
compensa la dicha de la eternidad.

Rosales