sábado, 18 de mayo de 2013

La oscuridad






La oscuridad


La oscuridad sin sentido

si en el aire fue silbido,
en el pecho es un disparo
brillante, nítido, claro,
que ha impactado y se ha podrido.

En la noche señalada,
te fuiste de madrugada
sin despedirte siquiera
por una puerta trasera
con el alma descarnada.

Te has marchado, estás inerte,
me abandonas a mi suerte,
tu negra dedicatoria
tiñe de sangre mi historia.
Soy culpable de tu muerte.

Rosales


Forma: Quinteto
Metro: Octasílbos
Rima: Consonante
Foto:
La nocheAuguste Raynaud (1854 – 1937)