domingo, 8 de diciembre de 2013

La Infanta doña Leonor



La Infanta doña Leonor


Era tan fea la infanta,
la infanta doña Leonor,
que graciosa majestad
no era la gracia de dios.
Era tan cerda, la grande,
catalina de Aragón,
que por no lavarse hoy
en su vida se lavó.
Era tan guarra, la cerda,
por no decirle zorrón
que ciegos, sordos y mudos
niguno se le escapó.
-¡Ay, padre! - lloriqueaba,
-¿tan fea, tan fea soy yo,
que ni marqués, conde o duque
se me arrima por favor?-
-Sí hija, fea, hasta cegar
más que embelesado al sol,
pero yo te he de encontar
un feo sin parangón
que cuando la plebe os vea
os cantare esta canción:
"Pobrecita nuestra infanta,
la bella doña Leonor,
casada con ese feo,
se merecia algo mejor.
Con esa peste que deja
que mal guele ese cabrón".

Capitán Acab

Metro: Octosílabos
Rima: Asonante - versos pares
Forma: Romance