sábado, 14 de diciembre de 2013

OLVIDO

OLVIDO

Donde moran las náyades de día,
junto al sauce se inclina desabrido
el desdén de su amor, descolorido,
sin el hábito en flor que le vestía.

En el río de blanda fantasía,
que, al crecer, anegó lo que hemos sido,
a su flujo hialino me he rendido
por sentir como mengua el alma mía.

¡Oh, ninfas de dulcísima blancura!,
guardadme en el cristal de vuestro lecho
cuando luzca en el cielo el rosicler.

¡Oh, apiadaos de mí en mi desventura!,
oíd mi corazón dentro del pecho.
Decidle que le implora su mujer.
Rosales



* Metro: Endecasílabos
*Rima: ABBA ABBA CDE CDE
* Forma: Soneto