miércoles, 22 de enero de 2014

Tigre




Tigre


Tigretón no llega a tigre porque es un gato.
Fiero como un león y como un leopardo, un cazador nato.
Su selva es el salón, donde persigue mariposas
o se inventa un ratón.
¡Miau, Miau!, huye de mí el muy bribón.
¡Miau, Miau!, cuando le pillo, el muy pillo,
pide auxilio con su maullido socarrón.

Tigre es presumido, narciso y sibarita.
Con su lengua rosa, suave y esponjosa,
se peina la melena y se lame la patita.
El muy coqueto no para un rato quieto,
ora afilándose las garras, ora haciéndose
la manicura y usando después
las uñas en la tela de un muñeco.

Su collar violeta tiene un cascabel
que tintinea avisando del peligro cuando viene él.
Bajo la jaula, embelesado, ronronea
relamiéndose, buscando la forma o la manera
de darle caza al pájaro que, nervioso, revolotea.
Viene al anochecer a mi regazo, se hace un ovillo y,
lentamente, relajado y soñoliento,
va quedándose dormido con el ratón cazado,
la mariposa pillada y el pájaro desplumado.
Así se duerme el zalamero, satisfecho con mis mimos.

Rosales se extraña de que tanto, tanto lo quiera.
A mi Tigre que más que un gato es una fiera.

Capitán Acab




Prosa Poética
Ilustración:
Moon Cat Print by Nick Gustafson