domingo, 9 de marzo de 2014

El Molino del Aire Muerto




El Molino del Aire Muerto



En la paz del horizonte,
al trascacho de las viñas,
donde dora el sol al trigo,
se atrinchera la veguilla
y refresca el Jabalón
en verano cuando trillan.
Allí, en lo alto de los montes,
dos molinos se vigilan,
uno, con las aspas vivo
y el pecho lleno de harina,
otro, con los aires muertos
y la tierra en carne viva.
Triste lo contempla el firme
derrumbarse a las espigas,
piedra a piedra se deshace,
canto a canto se marchita
su pobre hermano vecino
cayéndole el cielo encima.
Enterrado se hizo escombros
y, en lo alto de la colina,
creció de su sombra un pino
entre hinojos y genistas.
Hoy, molino de aire añejo
anciano te paralizas,
tus arrugas se hacen grietas,
la argamasa, arena líquida
mientras un terrón de lágrimas
vas soltando cada día.

Capitán Acab




Metro: Octasílabos
Rima: Asonante versos pares
Forma: Romance