miércoles, 2 de abril de 2014

CRISIS, WHAT CRISIS?




CRISIS, WHAT CRISIS?

Estalla, ruge como el trueno y salta por los aires.
La crisis huele a vinagre, a contenedor, a puta vieja y a mendigo.
Lo sé, porque yo vivo en uno de esos mugrientos suburbios de chabolas
deformados por las drogas y los brick de vino en los bancos del parque.

Y tengo tanta hambre, que estoy sopesando distintas posibilidades.
Una de ellas es reciclarme en fulana de medio pelo,
pero tiene que ser asqueroso el olor de varios tipos de semen.
Tendría que ducharme con ácido sulfúrico y no es saludable.

Al final, me decanto por la opción más tradicional,
que yo siempre he sido muy clásica:
cortarme las venas en un espumoso baño caliente.
Será menos repugnante que volarme los sesos.

Este último pensamiento me ha puesto de buen humor
y, antes de que me corten la luz,
voy a beberme unas cervezas y a ver la tele.


Rosales


* Versos Libres