domingo, 27 de abril de 2014

EL TIEMPO




EL TIEMPO


El tiempo azota
como un látigo en la arena.

La pantalla de cine
hiende sus colmillos
sobre la imagen desdibujada de una mujer sorda.
Araña la escalera del mismo risco
cada dos telediarios
para alcanzar el blíster de alucinógenos
de la felicidad.

Una mujer sin uñas no sabe
que no se puede obligar a un corazón
a pasar por el ojo de una aguja.

Y ella está rota,
como una virgen después de un bombardeo.
Perdida,
porque todos los soles y las lunas se parecen.

Y ella está cansada de puñales.

Rosales

La persistencia de la memoria
Salvador Dalí, 1931
Óleo sobre lienzo • Surrealismo