domingo, 27 de abril de 2014

INMORTAL




INMORTAL


Cuando me alcance el destino
con su afilada tijera
no quiero que me sepulten
tras una losa de piedra.
Que regresen mis cenizas
a la matriz de la tierra
bajo un árbol centenario
para lograr ser eterna.
Desde el ocaso hasta el alba,
ocultos entre la hierba,
los gusanos se relamen
hambrientos de savia nueva.
Cuando el otoño desnude
mis ásperas ramas secas,
me acunaré sobre el viento
borracha de brisa fresca.
Si el universo se gira
por alumbrar mi tristeza,
esperaré a que germinen
retoños de luz violeta.
Tan altas tendré las manos
cuando se elonguen mis yemas,
que treparán hacia el cielo
para tocar las estrellas.

Rosales


METRO: Octasílabos
RIMA: Asonante versos pares
FORMA: Romance