sábado, 14 de junio de 2014

LA SAL




LA SAL


Abrazada a tu bandera,
quisiste ser especial,
pero una gota de sal
no sala la mar entera.
Tu amistad de enredadera
duró lo que dura el fuego
ante una boca de riego,
por despreciar la valía
de la inmensa mayoría,
alimentando tu ego.

Presume el abá de gusto
por conquistar mi jardín,
y multiplica sin fin
sus dedos en el arbusto.
Crece lo ilícito justo
esta planta venenosa,
pero al ser tan vanidosa
se han ofendido otras flores,
van a arrancar sus colores
para plantar una rosa.

Rosales


FORMA: DÉCIMA
METRO: OCTASÍLABOS
RIMA: abbaaccddc
Foto:

“El rapto de Europa”, Botero