lunes, 28 de julio de 2014

Quien no te conozca, que te compre




Quien no te conozca, que te compre


Dos pillastres del lugar
se dicen por el camino
que hay que robarle el pollino
al dueño de un olivar.

-El hombre prefiere andar
a lastimar su montura.
-¡Hurta al asno con premura!
-Por no soltar el cabestro
lo lleva asido muy diestro
a través de la llanura.

Finge ser luego el borrico
uno de los dos zagales
y, apenado por sus males,
el hombre libera al chico.

-Vengo, aunque me cueste un pico,
a buscar un buen jumento.
-Este llegó hace un momento.
-No, lo conozco, es seguro
el muchacho del conjuro,
y yo ya conozco el cuento.

Rosales


Metro: Octasílabos
Forma: Décimas
Rima: ABBA ACCDDC