sábado, 4 de octubre de 2014

DRÍADES



DRÍADES
.

¡Oh, Dríades del bosque majestuoso!
Qué idílica belleza os acompaña,
la diosa de la caza en la montaña
cabalga tras un corzo fatigoso.

¡Oh, ninfas!, cuán divino es el gozoso
oír de vuestro canto en la campaña,
la airada travesura con que amaña
Apolo su deleite melodioso.

¡Oh, ínclitas deidades de lo umbrío!
El hado me acongoja por exceso
de exceso de congoja bajo el hado.

Trocóse mi doncella al gesto mío.
¡Contadle del amor que le profeso!
Decidle que me siento abandonado.


Rosales


Forma:
( Soneto renacentista, siglo XVI. Acercándose al estilo de Garcilaso de la Vega )
Rima: ABBA ABBA CDE CDE
Metro: Endecasílabos
Foto:
La Dernière dryade Gabriel Guay (1848–1923)