lunes, 6 de octubre de 2014

El Cerdo



El Cerdo ( siguiendo a Quevedo)

.

Por sus piramidales parrafadas,
como si el derredor fuera el oyente,
el docto cerdo engola animaladas,
y su gusano anida en el ambiente.

Es el puerco de formas refinadas
que se jacta de ser inteligente
cuando quieren sus charlas ilustradas
confundir las razones del prudente.

Quiere de la pocilga el necio coro
y se empeña su falta en dar consejo
con promesas de falsas maravillas.

No le voy a mentir ni lo edulcoro:
nunca será un gorrino gordiviejo,
pues acaban los cerdos en morcillas.


Rosales



Forma: Soneto
Metro: Endecasílbos
Rima: ABBA ABABA CDE CDE