viernes, 3 de octubre de 2014

El Jardinero



El Jardinero

La rosa en el jardín parece mustia,
forzada a prescindir de abono bueno,
se curva de agonía en el veneno
su tallo cercenado por la angustia.
Intuye la tragedia que se fragua,
porque sin agua
muere el vigor
de su color,
y en tono quedo
grita de miedo.
¿Qué ingrato descuidado la convierte
en presto cometido de la muerte?

¡Qué linda reverdece en primavera
la rosa a la que riega el jardinero!
Se nota que la cuida con esmero,
dedica a su corola el alma entera.
Sus manos la protegen de la lluvia
cuando diluvia
y ama lo suyo,
pues ni su orgullo
lo desanima.
Tanto la mima,
que ansía del amor la luz sin fin
que tiene con la rosa del jardín.


Rosales



Forma: Gil Polo
Rima: 11A 11B 11B 11A 11C 5c 5d 5d 5e 5e 11F 11F
Metro: Endecasílabos y Pentasílabos