miércoles, 8 de octubre de 2014

UNIVERSO




UNIVERSO 


¡Ay, infinito, dimensión celeste!,
¡ay, universo de latido inmenso!,
oye el lamento por la pena mía.
¡Gira tus ojos!

Llevo en mis hombros la pesada carga
de la tristeza y el dolor antiguo,
¿puede mi espalda padecer del lastre
o ha de sanar?

¡Ay, cielo claro donde habita el sol!,
¿puede el monarca derramar su luz
sobre el endeble palpitar del mundo?
¡Oye mi ruego!

Magno centauro de ligero paso,
llevas luceros al rayar la aurora,
hechos de lumbre con fulgor candente.
¡Mírame a mí!

Dale esperanzas, indeleble cosmos,
a cada hombre que tu don anhela,
porque en la tierra se avinagra el vino.
¡Vuélvete a él!


Rosales


Forma: Oda
Metro: Endecasílabos y Pentasílabos
Sin rima