lunes, 10 de noviembre de 2014

ROSALES




ROSALES
.

Mi niñez la recuerdo donde crece la vid
y el paisaje, de llano, hasta el cielo se ensancha;
muchos años estuve trabajando en Madrid,
pero luego el destino me ha devuelto a la Mancha.

Mis raíces maduran en la tierra del vino;
cuando llego, disfruto de las cosas pequeñas,
redescubro mi pueblo con su antiguo molino,
y regresa la niña que nació en Valdepeñas.

Soy un poco Quijote porque embisto gigantes;
se complace mi pluma de menguar el tintero
si imagino que luchan caballeros andantes
amparando a las damas por valor justiciero.

Suelo ser, sobre todo, visceral e intranquila,
un manojo de nervios que se mueve por dos;
cabe entero mi mundo en mi escueta mochila
y, si cierro una puerta, no me cuesta el adiós.

No destaco por nada, ¿mi existencia es normal?,
sigo el plan infinito de una mano invisible.
Estaré preparada cuando llegue el final,
pues jamás en la vida me venció lo imposible.

Rosales




Metro: Alejandrínos
Forma: Serventesios
Rima: ABAB CDCD EFEF GHGH
Foto:
Molinos de Consuegra
GREGORIO PRIETO
Valdepeñas, 2 de Mayo de 1892 – Valdepeñas, 14 de Noviembre de 1992