lunes, 8 de diciembre de 2014

Ulises y las Sirenas




Ulises y las Sirenas
.

Ulises iza velas por los mares
tras ser el vencedor de muchas guerras,
en Ítaca dejó su corazón,
Telémaco y Penélope lo esperan.
El agua es el fatídico refugio
del pérfido fulgor de las sirenas,
son féminas maléficas que cantan
las dulces melodías más perversas.
Se vuelve loco aquél que las escucha,
tirándose del barco de cabeza.
Ulises, por curioso, tiene el plan
de eludir la canción de las doncellas,
les tapa los oídos a sus fieles
con cera que guardaba en la bodega;
sus hombres lo sujetan en un mástil
porque quiere observalas tras las cuerdas.
El pánico en la popa crispa el aire
cuando emergen las viles hechiceras,
pero Ulises resiste la ofensiva
y, aquellas que brillaban como perlas,
conocen con el mito la derrota,
fenece su hermosura de alma negra
en la sórdida cresta del abismo,
y así logra triunfar la estratagema.


Rosales



Forma: Romance Heroico
Metro: Endecasílabos
Rima: Asonante versos pares

Foto:
Ulises y las sirenas (1909)
Descripción: Óleo sobre lienzo.
Autor: Herbert James Draper