miércoles, 25 de febrero de 2015

¿Qué hago yo aquí?



¿Qué hago yo aquí?


Soy única. Lo sé. Siempre lo supe.
Observo desde niña los dos mundos idénticos que orbitan alrededor de nuestro Sol; las esferas iguales en las que habitan, como dos gotas de agua, las dos caras de los seres humanos: el bien y el mal.
Yo vivo en el mundo de los buenos y no tengo réplica alguna en el lado de los hostiles.
Cuando era pequeña, me sentía confusa al ver cómo los silenciosos, los cándidos y trabajadores de mis vecinos, obedecían ciegamente las órdenes telepáticas de sus malvados gemelos, que solo actuaban bajo el impulso del egoísmo y la crueldad sin límites.
Mi comportamiento rebelde y atípico llamó tanto la atención que pronto la cúpula del gobierno me separó de mi familia para darme una educación militar.
Yo era diferente. Inmune.
Nunca pertenecería del todo a este planeta sumiso.
Era...la última esperanza.
Las autoridades llevan mucho tiempo esperando el momento de combatir a los manipuladores y al fin han formado un ejército sanginario capaz de vencer al enemigo.
Mi destino es viajar hasta ellos para fulminarlos y restablecer el orden en la Tierra.
Y aquí estoy, con un traje brillante de no sé qué, incombustible y resistente, a punto de tomar el mando de mi nave espacial.
Han puesto a mi disposición un escuadrón de kamikazes, entrenados para aniquilar cualquier rastro de vida al otro lado.
Pero...¿qué hago yo aquí?
¿Qué mierda es esa de que soy " la elegida"?
Me han adiestrado toda la vida en el arte de la guerra, aunque, francamente, no me siento una asesina.

-Comandante, todo va según el plan previsto. Despegaremos en cuanto lo ordene.
-Muy bien... 3, 2, 1....
Tenemos una misión- joder-.
A por ellos.

Rosales