miércoles, 18 de febrero de 2015

Venecia, diez de febrero





Venecia, diez de febrero,
se escucha de fondo a Mozart.

-Con máscara no me engañas,
miserable Casanova,
yo soy un hombre de honor,
pero has manchado mi honra.
Defiéndete, que te mato,
por seducir a mi esposa.
- ¡Ay, qué me dice este loco
de retarme a duelo ahora!
Esta es una fiesta gay,
vamos disfrazadas todas.
Mira, allí tienes a Adonis
paseándose en pelotas
y al joven Garzón de Ida
tan majo sirviendo copas;
el del taparrabos, Hércules,
Apolo el de la corona
laureada en marihuana
y Neptuno en la carroza
con el trípode en la mano.
¿Ves que somos unas locas?
Guarda, corazón, la espada,
sabes que esas cosas cortan.
-¡Defiéndete, miserable,
pues hoy va a llegar tu hora!-
Eran las dos de la noche
cuando entró fría la hoja,
Casanova cayó muerto
y el requiem la banda toca;
muerta está la Dulce Queen
por querer ser otra cosa.

Venecia, once de febrero,
se escucha de fondo a Mozart.

Capitán Acab




Forma: Romance
Rima: Asonante versos pares
Metro: Octosílabos