domingo, 22 de marzo de 2015

Jamás





Jamás

Al ángel de la guarda que me cuida
le pido que custodie mi flaqueza
cuando vuelven las horas de tristeza
o me siento de Dios desprotegida.

El mal a veces gana la partida
y ronda Lucifer por mi cabeza,
porque quiere su vil naturaleza
apropiarse del resto de mi vida.

El ángel de la guarda, vigilante,
aun sabiendo del riesgo circundante,
me protege del negro mandamás.

Jamás conseguirán en el infierno
someter mi carácter al gobierno
del maligno demonio Satanás.

Rosales





Forma: Soneto

Metro: Endecasílabos
Rima: ABBA ABBA CCD EED

Imagen:  San Miguel derrota a Satanás", de  Rafael Sanzio