lunes, 30 de marzo de 2015

Lujuria





Lujuria

Estaba el panadero haciendo pan
cuando apareció la diosa Ceres
hecha un monstruo,
totalmente desnuda
con sus pechos firmes y blancos,
las uñas pintadas de rojo
y las manos llenas de harina
como fieras amarras.
Lo cogió por los huevos,
lo metió en el horno de barro
y dejó que se tostase.
Cuando lo sacó, tierno,
le arrancó el corazón de cuajo
dejándole un gran agujero
donde fermenta el amor.
Lo bañó en chocolate
al baño María,
lo metió en una caja
encajada en un camión,
y lo mandó casa por casa
hasta la casa de María.
Pensaba el panadero
que habían terminado
todas sus desgracias.
Entonces cayó al fondo
de la taza, en la oscuridad
absoluta y total
del café hirviendo
y recién hecho,
como le gusta tomarlo
a su mujer todas las mañanas
cuando desayuna.




Capitan Acab





Versos Libres
Ilustración: Auguste-Alexandre-Hirsch-Night