lunes, 17 de agosto de 2015

El Pez Globo



El Pez Globo es un pez
que denota poca higiene,
el culito no se limpia
al no ver dónde lo tiene.

A tocar bien el violín
el Pez Globo nunca aprende,
porque solo se le oye
cada pedo que desprende.

Este Pez, cuando se infla,
contamina la corriente
y el rastro que va dejando
no deja bicho viviente.

En un charco lo encontré,
enfangado entre sus heces,
"¡que me ahogo!", me gritaba,
"no me quieren ni los peces".

A un mar dulce de poetas,
llevé a curar al paciente,
pero, con sus malas Artes,
no lo soportó la gente.

Se pensó que era más grande
que su ego maloliente
y con él se fue a otro charco
para ser omnipresente.

Engañado allí vivía,
le ocultaban lo evidente,
se creía las mentiras,
elogiado falsamente.

Pero llegó el Tiburón,
dispuesto a clavarle el diente,
y el Pez Globo se escondió
al verlo venir de frente.

Los poetas se reían
"¡mirad, mirad qué valiente!",
tanto como presumía
el Pez Globo prepotente.

Y allí chapotea el Pez
Cuesco, miserablemente,
el más guarro de su clase,
desinflado eternamente.

Capitán Acab