sábado, 19 de septiembre de 2015

Nada Soy



Nada Soy

Cuando te miro a lo lejos,
agonizando en la cruz,
siento empaparme en la luz
que emana de tu reflejo.
Soy la sierva del consejo
que dieron tus santas manos:
" ama a todos los humanos".

Nada soy sin oración,
nada soy sin tu mirada
porque estoy enamorada
de tu inmenso corazón.
Con nuestra mística unión,
vuelo en las noches oscuras
hasta rozar las alturas.

Rosales