domingo, 11 de octubre de 2015

A Batallas de Amor



A Batallas de Amor

Llevo en las entretelas de mis poros
el dulzor de las huellas de tus dedos
y, aunque el gozo de amar me da la vida,
"por vos he de morir, y por vos muero".

Me roza tu pared, altar sagrado,
bajo el cuerno envidioso de la luna
y se borda una guerra de suspiros
"a batallas de amor, campo de pluma".

Rebosa el tul del aire de tristeza
y, sin labios, se besan nuestras almas,
pues el iris que incendia el corazón
"también puede besar con la mirada".

¡Qué divina fusión! ¡Qué excelso instante!
¡Qué gloriosa corona de fulgores!
¡Cómo adorna la luz del infinito
"la celeste unidad que presupones"!

Y el camino se expande ante mis ojos
cuando, al margen del mundo, nos amamos;
así nos debe de encontrar la muerte
"con la rosa de fuego en nuestras manos".

Tienes algo en tu espíritu que ata
mi esqueleto a tu médula profunda,
cual si fueras el trueno y yo tus nubes
"en una decadencia de hermosura".

Y quisiera pensar que soy distinta
a los ciegos amores que recuerdas
porque grite al unísono tu cuerpo:
"a ninguna la quise como a ella".

Formas parte del lecho de mi sangre
como el cíclico sol del mes de abril;
estoy hecha del eco de tu sombra
y tus sueños están hechos de mí.


Rosales




Metro: Endecasílabos
Rima: Asonante