jueves, 22 de octubre de 2015

EXTRAÑOS




EXTRAÑOS


No somos nada más que dos extraños
que cruzan, sin mirarse, la avenida;
a ti te hiere el peso de los años
y a mí me duele, al verte, hasta la vida.

Te vas entre los lúgubres castaños
dejándome en la calle, estremecida.
No sabes que, a pesar de los engaños,
la huella del amor jamás se olvida.

No puedo respirar porque me noto
sangrar, de soledad, el pecho roto
cuando avanzas en otra dirección.

Y me quedo, en la acera, desolada
porque besas los labios de tu amada
mientas va tras de ti mi corazón.


Rosales




Forma: Soneto
Rima: ABAB ABAB CCD EED
Metro: Endecasílabo