lunes, 7 de diciembre de 2015

A LORCA



A LORCA


¡Ay, que se tiñe de sangre
el asta en la luna negra!
¡Ay, que se cierne la noche
sobre el albor del poeta!
Siente la angustia en el pecho
mientras le tiemblan las piernas
y, sin mirarle a los ojos,
lo empujan a las tinieblas.
El cielo solloza lumbre
de dolor y de vergüenza
cuando se viste Granada
de luto por la tristeza.
Nos lo ha matado la envidia
tras una injusta sentencia
porque el talento no puede
despuntar entre las fieras.
¡Ay, que se llevan a Lorca
con un puñal en las venas
y no verá más el mundo
al genio sobre la tierra!


Rosales




Forma: Romance
Metro: Octasílabo
Rima: Asonante versos pares
Imagen: Fedecico Garcia Lorca