martes, 1 de diciembre de 2015

Querida alma gemela




Carta Epistolar



Querida alma gemela:

Espero que al recibir esta carta sigas siendo tan magnética como yo te recuerdo y como yo te quise. No sabes con cuánta pena hube de separarme de ti ni lo que tus lágrimas me han frenado para avanzar en esta etérea dimensión. No temas nada, todo está bien. Aún recuerdo la oposición de algunos seres queridos a nuestra sorprendente relación. Aquel infierno hizo que me volviera inestable, extraña y tremendamente frágil, hasta el punto de provocarme la dolencia que me llevó al final. Tú siempre fuiste más fuerte, más valiente y pudiste con todo el peso del asfixiante entorno. Todo está bien, no temas nada. Sigue siendo el espejo en el que yo me miraba con orgullo. ¡Ríe, llora, grita y vive! Y no te apures en venir pronto a mi lado, que aquí el tiempo es solo un suspiro y yo te espero en algún punto de la eternidad.

Con todo mi amor.
Tu mujer


Rosales





Forma: Prosa
Imagen:
André Derain