martes, 1 de diciembre de 2015

Última Esperanza



Glosa de la tercera estrofa del Poema de la Despedida, J A Buesa



"Me queda tu sonrisa dormida en mi recuerdo,
y el corazón me dice que no te olvidaré;
pero, al quedarme solo, sabiendo que te pierdo,

tal vez empiezo a amarte como jamás te amé".


Última Esperanza

Por no ceder ninguno ni estar jamás de acuerdo,
al límite llegamos de nuestra calma tensa
y, ahora que la pena fatídica es inmensa,
me queda tu sonrisa dormida en el recuerdo.

Habito en el delirio de no tenerme en pie,
calcina mi memoria la flama de tu tacto,
pues fue mi cuerpo entero del tuyo el molde exacto
y el corazón me dice que no te olvidaré.

Del mismo desespero, combato, grito o muerdo,
la rabia de la ausencia con látigos me azota,
me mira tu sonrisa tras una imagen rota,
pero, al quedarme sola, sabiendo que te pierdo,

anhelo que regrese la dicha que se fue
y mi última esperanza renace de la tinta.
Si vuelves a mi lado y ves que soy distinta,
tal vez empiece a amarte como jamás te amé.


Rosales





Forma: Glosa - Cuartetos
Metro: Endecasílabo
Rima: Consonante