domingo, 14 de febrero de 2016

El rayo inclemente de mis dedos



El rayo inclemente de mis dedos



Tengo un monstruo que duerme en el armario
y que me hace sentir otra persona,
si la furia me inflama hasta el ovario,
se despierta mi vena más cabrona.

Aunque el duelo fatídico me aceche,
no sopeso el estigma de los miedos,
al contrario lo abato a mala leche
con el rayo inclemente de mis dedos.

No me gana ni dios en esta guerra,
pongo el ojo en mi hostil punto de mira
y persigo en el mar o bajo tierra

a quien quiera colarme una mentira.
Mi demonio se olvida del perdón
cuando me han arrancado el corazón.


Rosales







Forma: Soneto Inglés
Metro: Endecasílabo
Rima: Consonante