lunes, 11 de abril de 2016

Ego Destructivo




Ego Destructivo


Tengo el alma de nieve crepitante
en el lecho carnal del mausoleo
donde duermo a la espera del torneo
para blandir mi espada fulminante.

Soy el ego feroz y dominante
de la orgullosa voz del alardeo
cuando aplasto el osado parpadeo
del que intenta arañar mi leve aguante.

Venid a mí, venid, soy destructiva;
al mezclar vuestra sangre con cal viva,
no me apiadan ni gritos ni lamentos.

Nunca olvido la espina de la ofensa
y me cebo en el ánima indefensa
con frialdad sin sentir remordimientos.

Mis torvos sentimientos
me han llevado a beber del egoísmo
desde la pila opaca del bautismo.


Rosales





Forma: Soneto
Rima: Consonante
Metro: Endecasílabo