lunes, 25 de abril de 2016

La Luz de tus Ojos



La Luz de tus Ojos


Minerva, me entusiasma el halo
que emana de tu frágil cuerpo,
el verde resplandor profundo
que ostentas en tu alado gesto.
Quizás, si me mantengo cerca,
tus labios me dediquen besos
y hagamos del amor a oscuras
el páramo que alumbra el cielo.
Mi diosa angelical ausente,
la cúspide final del sueño,
incendia la mirada el alma
y vivo tras tu ardiente fuego.
Serás la infinitud divina
del rostro del amor eterno,
seré el embelesado amante
que adore tu fugaz destello.
Adiós, mi celestial señora,
me voy porque me duele el pecho
de tanto reclamar tus ojos
sintiendo que de amor me muero.


Rosales






Forma: Romance
Metro: Eneasílabo
Rima: Asonante versos pares