domingo, 3 de abril de 2016

Plomo con Sombras Negras




Plomo con Sombras Negras



I


El cadáver de la alcoba
parece dormir la siesta
tras esa paz infinita
que ostentan las almas buenas.
No hay en el lecho un atisbo
de minúscula violencia
ni en el semblante el rigor
de la muerte turbulenta
cuando el entorno adornado
rebosa de flores frescas.
Ayer estaba impaciente
porque albergaba la idea
de regalar a los pobres
su incalculable riqueza.
Se cierne oscura la tarde
que aploma con sombras negras
mientras el médico acusa
una trémula sospecha.


II


Soy el hermano, doctor,
de la mujer fallecida
en la cama que perfuman
las dolientes margaritas.
Era una flor saludable
en el jardín de la dicha
donde tan solo tomaba
alguna que otra pastilla.
Bebía el poco alimento
de un soplo henchido de brisa
y yo endulzaba sus venas
con torrentes de insulina.
Por Dios, respete su nombre,
no llame a la policía,
que la muerte natural
no requiere más pesquisas
y deje que el camposanto
acoja su carne digna.


Rosales





Forma: Romance
Metro: Octasílabo
Rima: Asonante versos pares