domingo, 29 de mayo de 2016

El Beso de Judas





El Beso de Judas


Esperé a que cambiaras con tus santos motivos
las podridas cavernas en el alma del hombre,
te seguí como apóstol donde alaban tu nombre
y creí en tu reinado más allá de los vivos.

Me corrompe la duda de que tengas un trono
sobre el huerto doliente que contempla mi beso;
aunque sé que te arrojo a la pena del preso,
tras mi propio tormento, te maldigo y traiciono.

Sálvate del Calvario de los últimos días,
que te mande un arcángel el Guardián del Adiós
para alzar a los cielos a su electo Mesías.

¿Dónde están tus milagros?, ¿no eres Hijo de Dios?
Ha llegado el momento de cumplir profecías
y, escribiendo la historia, moriremos los dos.


Rosales






Forma: Soneto
Metro: Alejandrino
Rima: Consonante
Ilustración:
Francisco Salzillo El beso de Judas