domingo, 31 de julio de 2016

La Cima Nevada



La Cima Nevada


Cuando rozo tu máximo cariño,
se me mina a mis dientes tu saliva,
lamo tu paladar en veta viva,
y el filón de sabores me lo aliño.

Al tacto de tus ojos yo me ciño,
como el verde al aceite de la oliva,
como el azul al cielo que hay arriba,
como el rosa al nacer de cada niño.

A mi capricho, amor, le sobran prendas
para copar la cima de tu seno
y a tu salida, amor, le faltan sendas

para ir cuesta abajo sin mi freno.
No temas de caer cuando desciendas,
que, si el placer te duele, el gusto es bueno.


Capitán Acab





Forma: Soneto
Metro: Endecasílabo
Rima: Consonante