jueves, 21 de julio de 2016

Padre




Padre


Ahora que en el féretro te alejas
y lloro devastada y sin consuelo,
elevo las plegarias hacia el cielo
que asola la penumbra de mis quejas.

Perdóname la falta de dulzura
si cubro con la flor de los reproches
el halo del recuerdo de las noches
eternas por el haz de la amargura.

Intento comprenderte en el mosaico
del sórdido producto de tu historia,
la voz de la posguerra en la memoria
y el peso de la cruz del tiempo arcaico.

Deseo que me cuides desde arriba
y alumbres con tu esencia mi destino,
que rompas las murallas del camino
e intuya tu presencia mientras viva.

Me pide el corazón agradecerte
el hálito de vida que me diste
y espero que después del nicho triste
podamos encontrarnos tras la muerte.


Rosales






Forma: Cuartetos
Metro: Endecasílabo
Rima: Consonante