miércoles, 20 de julio de 2016

San Juan de Dios



San Juan de Dios

Origen del cuidado al desvalido,
refugio, fortaleza y protección
de cada peregrino corazón.
En aras de sanar al malherido,
no aplican solamente la oración.

Heraldos que edulcoran los dolores
o abrazan la amplitud del sufrimiento;
sin medios, restablecen el aliento
por ver cómo regresan los colores
intactos al piadoso pensamiento.

Tremendos caballeros generosos,
ausentes del puntal de los pecados;
los hábitos solemnes y entregados
alientan con fomentos fervorosos.

Resisten, obstinados, y combaten,
inventan nuevas formas de asistir
o menguan las penurias cuando abaten
si el cuerpo, de dolor, ha de morir.


Rosales




Forma: Acróstico
Metro: Endecasílabo
Rima: Consonante