lunes, 10 de octubre de 2016

Rumbo a Orión




Rumbo a Orión


¡Vayamos a un satélite de Orión!
-alienta el vozarrón del comandante-,
¡no está lejos de nuestra posición!

Es su estilo de vida alucinante,
allí nunca se roza la flaqueza
del miedo a la escasez paralizante.

Donde no se conoce la pobreza,
no existen ni los bancos ni el gobierno
en el mundo carente de tristeza;

La antigüedad los destinó al infierno
para elevar la estirpe de su raza
a la cumbre infinita de lo eterno.

Usan la inteligencia de coraza
y levantan espléndidas ciudades
sin sentir un atisbo de amenaza.

No tienen que sufrir enfermedades
y será nuestra meta la alegría
más allá del fanal de oscuridades

que nuestro extinto hogar nos ofrecía.
No dejéis que el temor os desconcierte,
escapemos del ojo de la muerte
porque queda esperanza todavía.

Rosales





Forma: Tercetos encadenados
Metro: Endecasílabo
Rima: Consonante