jueves, 24 de noviembre de 2016

La Isla de las tortugas




La Isla de las tortugas



Mecidos por la mar embravecida,
la furiosa impiedad de la tormenta
nos llevó hasta la faz desconocida
de una playa de náufragos hambrienta.

Acudieron bellísimas mujeres
y nos mostraron su esplendor desnudo;
después de seducirnos con placeres,
a algún incauto se comieron crudo.

Escupimos su denso bebedizo,
fermentado con ojos de tortuga,
para eludir el implacable hechizo
y perpetrar una ingeniosa fuga,

aunque siguen los negros pensamientos
oyendo en nuestra nave los lamentos.

Con la paz arropada en nuestra mente,
dejamos de pasar vicisitudes
y un eco melancólico y fulgente
nos alejó de aquellas latitudes.

Navegamos de nuevo por los mares
sorteando ciclones legendarios;
al regresar sin pausa a los hogares,
evitamos silentes adversarios.

Y llegamos a casa con urgencia
e intentando aliviar nuestras hazañas
allá donde reposa la impaciencia
y envejece el dolor de las campañas,

aunque a veces en sueños por momentos
zarpamos al capricho de los vientos.


Rosales







Forma: Soneto Inglés
Metro: Endecasílabo
Rima: Consonante