jueves, 9 de febrero de 2017

El verso canta




El verso canta


Un soneto me oprime porque aflora
...
por la indomable luz de la garganta;
desde el hondo latido, el verso canta
con una melodía arrolladora.

Cuando azota el amor y el alma llora,
la inquietud emergente es tanta, tanta,
que, a fuerza de cuartetos, se levanta
y transforma la noche en dulce aurora.

El terceto explosiona y me libera
a través de la onírica estructura
que dibuja la pluma, alada y fiera.

Se diluyen mi yelmo y mi armadura
ante el cálido aroma a primavera,
y derramo la piel en la escritura.


Rosales






Forma: Soneto
Metro: Endecasílabo
Rima: Consonante