miércoles, 28 de junio de 2017

MANCHEGO



MANCHEGO

Hasta sus viejas viñas lleva al mar
para así seducir a una sirena
y abrazar su soneto en luna llena
mientras las olas hablan sin hablar.

Su cerebro navega sin parar
por vencer al molino que lo frena,
pero el viento a menudo le condena
a dejar en las aspas su cantar.

Hasta sus viejas viñas llegan peces
desde todos los mares conocidos
y a todos envenena sin piedad.

Manchego que a las cepas envileces,
no dejes caracolas sin sonidos
en medio de una playa de verdad.


Ana Maria Valladolid Juárez

Dicen del poeta”




Dicen del poeta”
(Dedicado con cariño, a Agustín Sánchez)

Dicen que es rudo y serio ese poeta;
pero yo sé que es fama mal ganada,
una roca del mar con dura grieta,
fiel a la rima y métrica estudiada.

Dicen que es un gruñón -y yo me río-
de lo que dicen tontos e incapaces,
pues en su sabia critica me fío,
hasta en sus burlas arduas y rapaces.

Dicen que es rufián del mal lenguaje,
cuando lo distorsionan de castigo
dicen que es amargado con su hembraje,
yo, lo aprecio y le quiero como amigo.

Dicen y por decir callo mi rima
“Profe” de corazón tienes mi estima.

María de los Ángeles Espinosa

DOS RAZONES



DOS RAZONES

Cansado de luchar contra molinos
se retira el guerrero a su guarida,
es mejor ignorar a los cretinos
que perder la paciencia en la partida.

“Esperar que las aspas den razones”
es solo el objetivo del que escucha
al que se calla exento de opiniones
y se enzarza sin tregua en una lucha.

Pierde toda razón en la batalla
el que saca la espada pendenciero,
pues ser un luchador que escucha y calla
es la gesta de un noble caballero.

Tomó la decisión por los caminos.
Escribir sin luchar contra molinos.

La Reyna Roja

AL GRAN CAPI por Andrés Lazcano



AL GRAN CAPI

Ni hostil ni en mi talante humilde y franco,
asido de presteza llana y fría,
le digo buen señor mi vida es mía
a poco de arrojarme de un barranco.

Por más que dice azul si es negro o blanco
a usted de gran coloquio y empatía,
lo cierto es que yo nada le debía
y ahora ni queriendo me lo arranco.

Es cruella de vil quien lo refleja
y troca en nuestro capi reencarnado,
esa alucinación de mí se aleja

ausente, ¡qué faena que ha dejado!,
y su sirena al fin ya no se queja
ha vuelto a ser un ciervo enamorado.

Andrés Lazcano

AL CAPITÁN



AL CAPITÁN


Que lo descosan otros; yo no puedo
satirizar a un ícono del cine,
ni que Panem Circenses me apadrine,
difícil esta vez salir al ruedo.

Pero si he de meter en llaga el dedo,
diría ─aunque de rabia se calcine─
que a Capitán no llega, ni a marine,
y que de Humprey Bogart es remedo.

¡Oh, Capitán Acab!, danos la cara,
que nos parece cosa ya muy rara
que no asomes al mundo tu semblante.

¡Descúbrete, bellaco, fariseo!,
que existe el Photoshop, si eres muy feo,
aunque el software no quite lo arrogante.

© ELHI DELSUE
21.06.14

Y REGRESÓ EL CAPITÁN



Y REGRESÓ EL CAPITÁN

Llegó como una tromba el Capitán
después de haber tomado un gran descanso.
Llegó con su sonrisa de donjuán
para hacer un infierno este remanso.

– Dijo : ¡¡temblad poetas!, que llegué
a poneros mas tiesos que una vela,
y al que no me obedezca lo pondré
en el palo mayor, de centinela.

–Así que, Andrés y Carmen, os lo digo:
¡a las doce ha de estar todo dispuesto!
Y a aquel que se desmadre… lo castigo
a escribir cien sonetos, todo presto.

¡Manda huevos aguantar este horror…
hay que finiquitar su ordenador!


Carmen Aguirre

El Capi por Maria del Mar Ponce Lopez



EL TEOREMA DE PROTÁGORAS 


Sucede que Agustín me descoloca.
Si es hombre, si es mujer, mar o marino,
si es capitán, Brunete o mi vecino,
si es actor o es un pez. Me vuelvo loca.

Quizás adivinar es lo que toca.
Aparece su imagen y es mi sino
pensar que puede ser un gamusino,
gran dolor de cabeza me provoca.

Si Bogart ya murió, afirmo y creo,
no encuentro la razón de tal problema,
lo mismo el capitán es más que feo.

Yo no puedo explicar el teorema
de Pitágoras puesto en un tebeo,
que lleva la mentira como emblema.

Maria del Mar Ponce Lopez

El Pardillo



El Pardillo

Quisiera relataros, de un amigo,
la anécdota fatal del cantaor
Regustín el Pardíllo, ruiseñor
rauco de Valmontículos, castigo

de poetas. Su cante desgarrado
fue la funesta causa de sus males:
íbanse a celebrar los esponsales
de la niña Fuensanta, la de Hurtado,

y el Ginés, de los Álvarez de Heredia.
Tocóle a Regustín cantar la copla
que compuso a la niña tras el coito

y se desencadena la tragedia,
pues no observa al Ginés que le resopla
y le “jinca” la faca como introito.

Panem Circenses

El Capi por Bruno




DE TANTOS NO


De tantos no, escribir miedo me da
que prefiero cantar mejor la la.
El Sánchez agustín monstruo del mar
entre letras filosas de par en par

Hace parecer títere en comedia
y mi poema loco se remedia
rebelde y falso pues no es un soneto,
es solo poesía para un reto.

Para que no sea tan cruel contra gritos
a carcajada río en mis escritos
tal vez no sea comedia la miseria
gustarle al capitán es cosa seria.

¡Ah, ojala no fuera tal su daño!
A mi ego miedo le da su regaño
amada poesía lumbre clásica
dolor agudo de mi rima básica.

Y que si no me da su amado pase
de norte a sur iré dándole clase
visto esta en estos versos pareados,
pudiese ser que queden mareados.

Bruno Nash Arias
PANAMÁ

El Capi por Carmen Aguirre



EL MÁS FETÉN


He de sacar el reto hacia adelante
porque este "Capitán" me hace tilín...
Y como en este caso es el retante,
acudo yo al reclamo de Agustín
trayéndole un soneto multimedia,
que le ponga la guinda a la comedia.

Nadie piense que le hago la pelota...
porque diga que es un gran retador,
el "Capi" más fetén y encantador
que suele dar el "PASE" hasta con nota.

Aparte, se le da bien la lambada,
el rock and roll, el tango y los boleros,
y porta unos andares postineros
que a más de una la deja obnubilada.

Y encima tiene un puerto deportivo
en la Ciudad Real, tan mismamente,
con una sirenita, sorprendente,
que en sus redes lo lleva muy cautivo.

Si gano "el preferido"... ¡Mola mazo!
¡Nadie diga que ha sido un pucherazo!


Carmen Aguirre

El Capi por Tere Bas




A Agustín


Cuentan que sus palabras lo hacen duro,
que pasea un carácter altanero,
que es solo su verdad lo verdadero
y que en su andar se muestra muy seguro.

Dicen de él, que provoca discusiones
por no dar la razón si ésta no existe,
que no baja del burro y se resiste
a comulgar con falsas obsesiones.

Yo topé con su lado mas humano,
con el de un ser que brinda su amistad
y ayuda a mejorar mis poesías.

Aquel que sin pensar tiende una mano,
que busca en cada ser la humanidad,
el respeto y un poso de alegrías.

TBS

El Capi por Marcos Circenses



Hoy

Pues tiene el combativo pejiguero
las ganas de tocarnos las narices;
su reto, que semeja pendenciero,
nos trata como humildes meretrices.

Que hablemos todo el rato del presente,
para nada miremos al pasado,
nos dice, y permanece indiferente
al místico fervor del condenado.

¡Ay!, mísero poeta de esta lista,
que acudes como iluso al desafío
y a ser reconocido en el "walhalla",

ignoras que, en tu sueño de idealista,
te lleva, irremisible, al desvarío
el vil instigador, donde los haya.

Marcos

El Capi por Mar García



Para ti


Porque duele la pena que me roe por dentro
cuando fallo a quien quiero por mi sola torpeza,
he salido a buscarte, he salido a tu encuentro,
pues me inunda y embarga la profunda tristeza.

¿Para qué, si me escondo cuando vienen las duras,
sirve estar en las fiestas, en las copas o risas?
¿Para qué, si te dejo cuando quedas a oscuras,
sirvo yo si me aparto en lo malo o las prisas?

Mis rarezas son mías, tu pensar, diferente;
yo respeto tu espacio, tú respetas el mío,
y en el mutuo respeto germinó la simiente.

Mas tras esto descubro tu saber incipiente,
tu ingeniosa locura, tu genial albedrío,
y te admiro pues tienes un tesoro en tu mente.

lágrima_azul

Margot






Margot

Margot va cabalgando en el mastín
y ataca con su espada de madera
al pobre del abuelo en el jardín,
que escapa, como puede, a la carrera.
.
-¡Más palos te mereces que una estera!
-Le dice mi mamá con voz en grito.
-¡Cabilas por traviesa la manera
de darle otro disgusto al abuelito!-

Acaba su aventura el angelito
cuando intenta robarme la consola,
pues tropieza en las losas de granito
y se rompe los dientes ella sola.

Mi hermana es un demonio en ocasiones
y me gana a castigos y a chichones.

Rosales 






Forma: Soneto
Spenceriano
Rima: ABAB BCBC DCDC EE
Metro: Endecasílabo

El abrazo de la Soledad




El abrazo de la Soledad


No me escondo de ti ni me fatiga
amarte, Soledad, cuando te encuentro,
porque abundo en la paz y me concentro
tras el ángulo oscuro del papel.
Acércate a los bordes de mi mundo
y deja que el silencio me conquiste
mientras siento que aflora el verso triste
a través de los poros de la piel.

Y cúbreme de lírica ternura
para tocar la gloria con los dedos;
aleja, Soledad, mis falsos miedos
del implacable escrito turbador.
Te quiero, Soledad, y tú lo sabes.
Me acoges en el cálido regazo
donde calmas las dudas y me abrazo
a la forma invisible del amor.

Rosales





Forma: Octava Italiana
Metro: Endecasílabo
Rima: Consonante

Feliz cumpleaños, Rafa



Feliz cumpleaños, Rafa



Alégrate, festeja la evidencia
de poder compartir tu aniversario,
una fecha especial del calendario
que denota tu sólida experiencia.

Y sé feliz, sin trabas y a conciencia,
arriésgate en el acto temerario
de alargar el instante legendario
en que robas más tiempo a la existencia.

El destino te dona sus favores
cuando escribe capítulos mejores
sobre el libro invencible de tu vida.

Eleva el corazón y el sentimiento,
te regala el presente su albo aliento
y el futuro te da la bienvenida.


Rosales






Forma: Soneto
Metro: Endecasílabo
Rima: Consonante

El primer conflicto de la historia



El primer conflicto de la historia

Es el tiempo remoto del albur de la raza,
el origen antiguo de los grupos tribales,
adornamos las cuevas con pinturas de caza
y tememos las puntas de las flechas rivales.

¡Ummm, se huele la pena de una nueva amenaza!,
otro clan nos vigila tras sus ojos mortales
porque quiere el dominio y ocupar nuestra plaza
donde existe abundancia de recursos vitales.

¡Aggg!, sufrimos la lluvia de las piedras feroces
y nos muerde la lanza del ataque masivo
por la ingente codicia del instinto siniestro.

¡Grrr!, se acaba la lucha, entre ritos y voces,
festejamos el triunfo del poder primitivo
cuando escapa la inquina y el valor todo es nuestro.

Rosales

Dúo de las flores



Dúo de las flores


Me transporta a la esfera de la calma sonora,
a la atmósfera tibia del jardín de las flores,
donde fluyen sonidos y la paz atesora
un henchido caudal de emergentes olores.

En la mística pausa que eterniza el instante,
me deleita poder disfrutar del momento,
con las notas aladas del acorde brillante,
al flotar en el aire del mejor sentimiento.

¡Cómo inspiran las voces cuando escucha el oído!
¡Qué delicia supone regresar del olvido
mientras vibran los ecos de ligera dulzura!

Algo queda en mi pecho tras la lírica pieza,
por su triste alegría, por su alegre tristeza,
y el abrazo sutil del recuerdo perdura.

Rosales

Los fantasmas de Don Quijote



Los fantasmas de Don Quijote

Iba la triste figura
a combatir con sus armas
en las espléndidas tierras
del Campo de Calatrava.
Iba el honor valeroso
a Argamasilla de Alba
por desfacer los entuertos
y complacer a su dama.
Vive Dios que no vivía
cuando creyó ver fantasmas
tras los majuelos tupidos
que vislumbró a lontananza.
-¡Mira, Sancho, son bellacos!
¡Ataca, buen Sancho, ataca!
¡Un poderoso conjuro
les ha descompuesto el alma!
-¡Frene el empeño, señor!
¡No vaya, señor, no vaya!
¿Ve su merced enemigos?
¡Aquello es una posada!-
Iba a luchar como un loco
contra el muro de la casa,
pero rodó por el suelo
y se quebraba su espalda
al escribir en su historia
otra benévola hazaña.

  Rosales 

El mar de los amores rotos




El mar de los amores rotos


Hoy te he visto pasar, indiferente,
mientras yo me sentía ajena y rara.
Sé que un nuevo propósito repara
tu epidermis marina y decadente.

No me empapas de espuma en el presente,
un océano frío nos separa,
pues la sal que me ofreces sale cara
y tu acuático influjo aburre y miente.

Hoy te he visto pasar, como una sombra,
como el piélago insípido y distante
que no avanza ni crece en la marea.

La obsesión que anegaste no te nombra,
porque escucho a la lógica aplastante
cuando dice que nunca más te crea.

Rosales

CAPITÁN, TAN por Risueño




CAPITÁN, TAN


No soy de la amistad de cara ajena
y sí de Cayo Largo, El sueño eterno,
quizá por Humphrey Bogart no lo hiberno
y sigo por los cánones que ordena.

Como no sé versar pongo la antena
y voy hallando azul en el infierno,
por leña que me dé no me consterno
si luego yo me suelto la melena.

Cojea de poeta pero atiza
porque de poesía mucho entiende,
el novato en sus manos agoniza

si por oír verdades mal se ofende,
pero yo, que empecé con miedo a tiza,
le agradezco la mano que me tiende.

Risueño

El Capi por Trinidad




El Capi

El Capi del abrazo, es arrogante
y a veces hasta insulta con sus juicios,
provocando reacciones y desquicios
a aquel que del soneto es practicante.

Enfrentarse a su reto es agobiante
aunque suele tener sus beneficios,
pues siempre sus consejos son propicios,
lo digo porque he sido su estudiante.

El Capi es un maestro en la poesía
y busca mejorar a los poetas;
nunca cede ante insultos ni rabietas

y defiende el saber con gallardía.
Hoy quiero que se quede por contado
que todo lo que sé, me lo ha enseñado.

Luis Salvador Trinidad

martes, 27 de junio de 2017

Rosales por Sabaté






Rosales


Su nombre es el jazmín de los cristales,
el estro de su numen resiliencia,
palabra tiene siempre entre vestales
y arrojo de verdad y resistencia.

Sus versos son nutrida quintaesencia
y aciertos sus palabras naturales
no digo de belleza o de presencia
que tiene cada rosa en sus Rosales.

Las armas de la paz y el buen sentido
le adjuntan verdadero condimento
y es siempre sensatez, punto seguro.

Las flores de azahar el contenido
de todas sus estrofas y el tormento
del viejo capitán, torvo y oscuro.

Enrique Sabaté


El Calor



El Calor



Es una clara evidencia,
una verdad aplastante:
ni me alcanza la paciencia
ni tiene mi cuerpo aguante.
Las altas temperaturas
me dejan aletargado,
pues son las noches más duras
sin aire acondicionado.
Hay que armarse de valor
en las tardes infinitas
para pasar el calor
a base de coronitas.


Rosales

Rosales por Tere Bas




Rosales


Te mueves entre el genio y la dulzura

y escribes las mejores poesías,
que nunca dejan fría la lectura,
pues suenan como hermosas melodías.

Corriges un acento y una coma
igual que pones firme a un terremoto,
y piensas tanto en serio como en broma,
pero siempre sonríes en la foto.

Conversas de manera muy amena,
de forma espontánea y divertida,
cuando el mundo te deja libre un rato.

Te apodan en el grupo la "Sirena",
-no conozco esa parte de tu vida-
y no puedo encajarla en el retrato.

TBS







Forma: Soneto
Metro: Endecasílabo
Rima: Consonante

El Capi



El Capi


Es el Capi la cruz de los poetas
cuando hiere los egos con su fusta,
los hunde, los maltrata y los asusta
porque quiere que sueñen otras metas.

A veces es un juego o solo tretas
si persiste en que el tema no se ajusta,
pero el verso vacío le disgusta
y al rapsoda lo manda a hacer puñetas.

Es así de agobiante y de quisquilla,
los tiene hasta la misma coronilla,
pues, detrás de la coba, viene el palo.

No creo que se exceda en sus derechos,
pues mengua las maldades de sus hechos
con sus golpes de humor. Y no es tan malo.



Rosales





Forma: Soneto
Metro: Endecasílabo
Rima: Consonante

Retrato




Retrato de Manolo Gimeno



He tomado partido por Gimeno 
porque escala las cumbres del abrazo,
donde ignora las leyes del terreno,
pues la pifia o te escribe un sonetazo.

Los retos le parecen algo ajeno,
no les echa a las normas ni un vistazo;
Manolo es un poeta dulce y bueno,
pero, a veces, leerlo es un coñazo.

Aunque aprende de acentos y de tildes,
sigue siendo el mayor de los humildes.
A quien ose tocarlo lo maldigo.

A menudo confunde "bes" con "uves",
él tiene la gramática en las nubes
y, a pesar de sus fallos, es mi amigo.


Rosales






Forma: Soneto
Metro: Endecasílabo
Rima: Consonante

Maldito duende




Maldito duende


Anoche renunció. Se fue mi duende
con su maleta, y lo perdí de vista,
porque no me soporta ni me entiende
por histérica, ególatra y por lista.

Me dijo que el talento no se vende
ni se puede comprar ser un artista,
que cambiar de actitud de mí depende,
pues no hay quien mis formas las resista.

Anoche se marchó. Cumplió su parte,
y se llevó la fórmula del arte
en su fardo de críticas macabras.

En soledad, también reñí conmigo:
el orgullo me pone de castigo
la gris mediocridad en las palabras.



Rosales





 Forma: Soneto
Rima: Consonante
Metro: Endecasílabo

Hechos doloridos




Hechos doloridos
.


Yo siento lo que sienten los sentidos,
y me perturba el alma el sentimiento,
el sentir del sentir del pensamiento
que redunda sintiendo los olvidos.

Yo siento lo que sienten los latidos
en mi pecho cansado del lamento,
y siento el pertinaz resentimiento
del que siente los hechos doloridos.



Rosales






Forma: Octava Real
Metro: Endecasílabo
Rima: Consonante