miércoles, 28 de junio de 2017

AL GRAN CAPI por Andrés Lazcano



AL GRAN CAPI

Ni hostil ni en mi talante humilde y franco,
asido de presteza llana y fría,
le digo buen señor mi vida es mía
a poco de arrojarme de un barranco.

Por más que dice azul si es negro o blanco
a usted de gran coloquio y empatía,
lo cierto es que yo nada le debía
y ahora ni queriendo me lo arranco.

Es cruella de vil quien lo refleja
y troca en nuestro capi reencarnado,
esa alucinación de mí se aleja

ausente, ¡qué faena que ha dejado!,
y su sirena al fin ya no se queja
ha vuelto a ser un ciervo enamorado.

Andrés Lazcano