miércoles, 28 de junio de 2017

El abrazo de la Soledad




El abrazo de la Soledad


No me escondo de ti ni me fatiga
amarte, Soledad, cuando te encuentro,
porque abundo en la paz y me concentro
tras el ángulo oscuro del papel.
Acércate a los bordes de mi mundo
y deja que el silencio me conquiste
mientras siento que aflora el verso triste
a través de los poros de la piel.

Y cúbreme de lírica ternura
para tocar la gloria con los dedos;
aleja, Soledad, mis falsos miedos
del implacable escrito turbador.
Te quiero, Soledad, y tú lo sabes.
Me acoges en el cálido regazo
donde calmas las dudas y me abrazo
a la forma invisible del amor.

Rosales





Forma: Octava Italiana
Metro: Endecasílabo
Rima: Consonante